Guillermo Scheck: “El periodismo va a ser cada vez más importante para la defensa de la democracia”.
Por: Fecha: 6 diciembre, 2021 Categorias: Noticias

Diario La Nación,
Miércoles, 01 Diciembre 2021

El abogado y CEO de El País, actual presidente del Grupo de Diarios América, repasa los retos que afronta el periodismo, que abarcan la transformación digital así como las sombras sobre la libertad de expresión.

Desde su fundación en 1991, el  Grupo de Diarios América (GDA) ha sido un bastión en defensa de los principios democráticos y las libertades ciudadanas. Han pasado 30 años desde esa fecha, lapso durante el cual la organización se ha preocupado por estar siempre en la vanguardia del periodismo, impulsando las sinergias, las colaboraciones informativas, así como el uso de las innovaciones tecnológicas entre sus integrantes.

Son once medios líderes de la región quienes actualmente conforman el GDA: La Nación (Argentina), O Globo (Brasil), El Mercurio (Chile), El Tiempo (Colombia), La Nación (Costa Rica), El Universal (México), El Comercio (Perú), El Nuevo Día (Puerto Rico), El Nacional (Venezuela), La Prensa Gráfica (Salvador) y El País.

Guillermo Scheck, abogado y CEO de El País, es el actual presidente del GDA. En esta conversación a propósito del aniversario por los 30 años, Scheck repasa los retos urgentes que le toca afrontar al periodismo contemporáneo, que abarcan tanto la apretada y cambiante agenda de transformación digital, como las sombras que no dejan de asomarse sobre la democracia y la libertad de expresión en nuestra región.

—A lo largo de sus 30 años el GDA ha enfrentado diversos retos periodísticos, siendo el fundamental el concerniente a la libertad de expresión en la región, siempre bajo amenaza. ¿Cómo evalúa esta defensa a lo largo del tiempo hasta laactualidad?

—Sin duda la defensa de la libertad de expresión, como lo plantea la pregunta, es el reto determinante que hemos tenido en estos últimos 30 años. Felizmente salimos de la época de dictaduras de la década del ‘70 y ‘80, y ya cuando se crea el GDA nos encontramos en una etapa donde no aparecen las medidas de cancelación de medios, de prohibición de salidas a la calle —sobre todo cuando teníamos solo la versión papel—, pero igualmente la libertad de expresión en estos 30 años se vio muy amenazada. En algunos países lo estuvo mucho más, como por ejemplo Venezuela, ahora El Salvador, también Argentina en su momento con una ley de medios muy pero muy arbitraria, pero como comentaba la manera de presionar a los medios cambió. Antes era la cancelación o la prohibición de salida a la calle y ahora pasó a ser con medidas más indirectas, como por ejemplo excluir a medios opositores de la publicidad oficial, escrachar a periodistas, denostar a medios de comunicación a través de plataformas afines a los gobiernos, y en estos 30 años el GDA ha estado siempre muy atento a todas estas amenazas. Cada vez que algún medio sufría o sufre algún atentado a la libertad de expresión, inmediatamente el Grupo publica editoriales conjuntos, informa y plantea que esa amenaza cese. Lo que no cabe duda es que la libertad de expresión sigue siendo un reto, está bajo amenaza y es un valor que hay que defender, y defendemos, día a día.

—La disrupción digital, a lo que se le ha sumado la pandemia por el Covid 19, ha planteado nuevos desafíos al ejercicio periodístico a la vez que lo ha obligado a reestructurar su modelo de negocio. ¿De qué manera el GDA y sus miembros se han adaptado a este cambio?

—Obviamente lo que ha sucedido con la pandemia nos ha planteado nuevos desafíos para el ejercicio de nuestra profesión y para nuestro modelo de negocio. Antes teníamos solamente la versión papel y la versión digital y ahora distribuimos nuestros contenidos en muchas otras plataformas, con distintos formatos. Aparecieron los podcasts, los eventos virtuales, una serie de herramientas y nuevas maneras de distribuir el contenido en las que hay que estar presente y nos permiten acercar y conectarnos de diversas y nuevas maneras con nuestras audiencias. Creo que todos los miembros del GDA han respondido de manera exitosa a ese proceso de transformación. Obviamente que no es un proceso que empieza hoy y termina mañana, es un proceso continuo y algunos medios están más desarrollados que otros en ese desafío de transformaciones hacia lo digital, pero todos vamos en ese camino. 


Con relación al modelo de negocio, obviamente también se ha reformulado, todos contamos con paywall y estamos recibiendo más ingresos de los consumidores. Es más un negocio B2C que B2B en la mayoría de los países, incluso la publicidad digital sigue creciendo y en algunos ya está por encima de la publicidad print. Por tanto, considero que el GDA se ha venido aggiornando bien y está encontrando su modelo. Tenemos claro que es un proceso continuo, un proceso de cambio cultural fundamentalmente, donde hay que poner el foco hacia lo que crece, que es lo digital, y por otro lado tratar de mantener nuestra versión papel porque también sigue siendo muy importante. Hasta que los costos puedan ser solventados por el negocio digital, el papel va a ayudar mucho.

—Así como se dijo que la televisión anularía a la radio y que el cine haría lo propio con la televisión, se ha dicho que internet acabaría con la prensa escrita. Si bien el impacto ha sido duro y fuerte, los diarios han sabido adaptarse a la nueva realidad y están defendiendo sus fueros. ¿Cuáles son las virtudes resilientes de los periódicos impresos?

—Siempre hubo gente que pronosticó la muerte de determinados medios, al principio se decía que la televisión iba a terminar con el cine y lo mismo con la radio, y ahora que internet iba hacer desaparecer a los diarios impresos. Las tiradas no son las mismas que las de décadas atrás, pero los diarios impresos siguen manteniéndose vigentes para un determinado tipo de público, y creo que así va continuar por muchos años más. Por ejemplo, Mark Thompson pronostica que The New York Times impreso va a seguir por lo menos 15 años más. Antes de que cambiara el siglo algunos pronosticaban que los diarios impresos no iban a llegar al año 2000. Pasaron 20 años y aún siguen siendo muy importantes en el modelo de negocio de todos y cada uno de nosotros, no solo del Grupo de Diarios América sino también en el mundo. Y dentro de las virtudes del diario impreso una que se destaca es la jerarquización de los contenidos. Me refiero a que una página web cambia continuamente, pero esa selección que tiene el papel, donde con el título del diario te dicen cada mañana cuál es la noticia más importante del día y en cada sección jerarquizan también la información que el lector no puede dejar de saber, es única. Esto cobra más relevancia hoy cuando hay tanto caudal de información y sigue siendo muy apreciado por mucha gente, sobre todo por mayores de 45 o 50 años. Adicionalmente las ediciones impresas siguen marcando las agendas noticiosas del día. Son la base de los noticieros de las radios y de la televisión y su punto fuerte es, además, el contexto, el análisis que aporta a los hechos noticiosos. En todo esto, la edición papel es imbatible.

—Las nuevas tecnologías han afianzado el trabajo colaborativo del GDA, así como aportado nuevas herramientas de comunicación. Las plataformas digitales, inicialmente dedicadas a alojar contenido desechable, ahora florecen con producción periodística de alta calidad. ¿Cómo ha visto esta transformación digital en los diarios del GDA?

—Las nuevas tecnologías han sido de gran ayuda para todos los miembros del Grupo y nos han permitido lograr una comunicación mucho más fluida. No cabe duda de que todos los medios hemos transitado por este proceso digital, compitiendo con las plataformas y estando en las plataformas de la mejor manera posible. Como decía antes, es un proceso continuo y hay que estar en todos los lugares donde está la audiencia, de las distintas formas y con los distintos lenguajes y soportes que sean necesarios, pero siempre sobre la base de la calidad periodística. Eso es lo que no podemos perder nunca.

—¿Cómo imagina el futuro del periodismo en los próximos 30 años?


—Considero que el periodismo en este momento, y sobre todo de aquí en adelante, va a ser cada vez más importante para la defensa de las democracias y de las libertades. Creo que hoy más que nunca es importante el periodismo y sobre todo las grandes marcas. Y una prueba de ello fue lo que sucedió en la pandemia, donde la gente, ante tanta fake news, ante tanta desinformación, ante tanto caos, volvió a los medios tradicionales y a las grandes marcas, volvió a creer en los medios, y eso nos trajo aparejado un aumento de la audiencia muy importante. Por lo cual creo que el futuro del periodismo es un futuro que obviamente va a tener piedras en el camino, pero que va a seguir subsistiendo porque es necesario para la democracia y para la convivencia social. Va a ser el que va a poner orden, el que va a decir que es cierto y qué no es cierto, el fact-checking pasa a ser uno de los atributos más importantes ante tanta versión falsa que hay. Y, por otro lado, estimo que va haber una solución a nivel de derechos de autor. Creo que lo que sucedió en Australia, lo que está sucediendo en Europa y lo que va a suceder en Estados Unidos con la News Media Alliance —esa asociación que comprende 2 mil medios norteamericanos que va poder discutir y negociar mano a mano con las grandes plataformas— va a hacer que en el mundo eso se traslade. Y va a redundar en que, en definitiva, a los medios nos den una compensación justa por la utilización de contenidos y por ese abuso de posición dominante que hace que lo que queda de la publicidad digital sea un porcentaje muy menor al que se llevan las plataformas, un 80% se lo llevan ellas y un 20% se lo llevan los medios. Creo que eso va a cambiar, no tengo duda, es un proceso que vino para quedarse y va a ser una de las grandes herramientas con las que vamos a contar en los próximos años para seguir subsistiendo y siendo rentables.

*El Grupo de Diarios América (GDA), al cual pertenece El País, es una red de medios líderes fundada en 1991, que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través del periodismo de calidad para nuestras audiencias.

 
Compartir